La Automedicación en Oftalmología.

Si conoces a alguien o eres de las personas que se coloca gotas o colirios oftálmicos sin indicación de un especialista, deberías leer el siguiente artículo. 

La automedicación es una práctica muy frecuente en nuestro medio y en el mundo entero, llevada a cabo por razones sociales, económicas y culturales que muchas veces más que satisfacer las necesidades de salud del individuo las empeoran o agravan. Consiste en el tratamiento de una condición patológica verdadera o imaginaria con medicamentos seleccionados sin supervisión médica que incluye la adquisición de medicamentos a través de una fuente formal sean farmacias o boticas, recepción de medicamentos por otras fuentes como familiares y amigos, y la utilización de sobrantes de prescripciones previas.

En el Perú entre el 40% y 60% de nuestra población se automedica. Esta práctica se agrava más aún con la venta o dispendio inadecuado de los medicamentos por los establecimientos autorizados para ello, uso irracional de los mismos por parte de los usuarios mediante el uso inadecuado de antibióticos, dosis incorrectas, prescripciones sin adecuado sustento científico, etc. 

A pesar que no tenemos datos sobre la automedicación Oftalmológica en Perú, podemos citar un estudio realizado en Argentina el 2012 por Márquez et al. En este estudio el 25.6% de pacientes que asistían a un servicio de oftalmologia se habían automedicado con gotas SIN PRESCRIPCIÓN MÉDICA.   Los medicamentos más usados fueron: antiinflamatorios no esteroideos combinados con un vasoconstrictor (32%), combinación de antibióticos con esteroides (9%). El 32% de pacientes recibió consejo del farmacéutico, el 25% lo eligió por  cuenta propia, el 24%  siguió consejos de amigos o familiares. El 12% de usuarios sabían los componentes químicos y solo el 3% conocían los efectos adversos. 

Qué efectos secundarios tienen las gotas que me pongo?

Es corto el espacio para enumerar de uno en uno, los efectos secundarios de cada compuesto químico en particular, por lo que trataré de hacerlo según la indicación médica.

  • Lubricantes oculares: quizás sean los colirios o gotas más empleados sin prescripción médica; su uso por tiempo prolongado es seguro. Quizás las diferencias en sus características físico-químicas y la presencia o no de conservadores sean importantes para su uso con lentes de contacto. Su Oftalmólogo le puede comentar más al respecto.

  • Antibióticos: el uso de antibióticos en gotas oftálmicas debe ser con indicación o justificación clínica y bajo supervisión del especialista. La aparición de cepas bacterianas resistentes a los antibióticos tradicionales, es un problema serio y está asociado a un tratamiento incompleto.

  • Vasoconstrictores: los colirios vasoconstrictores se usan mucho con fines cosméticos, pues aclaran los ojos rojos causando vasoconstricción de los vasos sanguíneos conjuntivales. El uso prolongado puede causar un fenómeno de “rebote”, es decir, la necesidad permanente de usar dicho medicamento para mantener el ojo menos rojo. Pero lo más importante es que puede enmascarar alguna enfermedad más seria para el ojo.

  • Esteroides: el uso de esteroides tópicos solos o en combinación con antibióticos o vasoconstrictores sin indicación ni control del especialista, puede tener consecuencias catastróficas para el ojo. 1 de cada 10 personas hace elevación de la presión intraocular con el uso de esteroides tópicos. Sin un adecuado control del tratamiento, puede progresar hacia un tipo de glaucoma (secundario a esteroides) muy agresivo. Además el uso de estas sustancias químicas puede interferir con la reepitelización corneal o agravar cuadros infecciosos por virus u hongos.

  • Antiglaucomatosos: el grupo de los beta bloqueadores como el timolol puede provocar o empeorar arritmias cardiacas y crisis asmáticas. Los análogos de prostaglandinas pueden causar enrojecimiento ocular, con picazón, dolor tipo punzada y resequedad ocular.  Los inhibidores de la anhidrasa carbónica como la Dorzolamida se asocian a enrojecimiento ocular, sabor amargo en la boca, mucho ardor al momento de instilarlo. La Acetazolamida se usa por vía oral como coadyuvante para el tratamiento hipotensor del ojo, pero su uso causa calambres por la pérdida de Potasio por la orina, sabor amargo, y aumento en la frecuencia de las micciones, lo que conlleva a desequilibrios hidroelectrolíticos que pueden descompensar sistémicamente a personas susceptibles. Los alfa adrenérgicos se asocian a enrojecimiento ocular, somnolencia, molestias con la luz o fotofobia, Vision borrosa, sarpullido,dificultad para respirar, etc. La pilocarpina puede causar visión borrosa, enrojecimiento ocular, transpiración, dificultad para respirar, malestar estomacal, vómitos , diarrea, salivación, mareos.

Como puede apreciar, las gotas que existen en el mercado, y que están prácticamente a venta libre, bajo indicación muchas veces del vendedor en la farmacia o de algún familiar o conocido, tienen efectos no sólo en tu ojo, también en tu cuerpo. Algunas gotas pueden afectar seriamente tu salud si no son usadas adecuadamente, bajo indicación y control de un especialista.  

Como última recomendación, las gotas remanentes después de un tratamiento, no deben guardarse o conservarse para uso posterior por más de dos meses después de la apertura. También recordar que algunos medicamentos requieren refrigeracion para mantenerse viables.

Cuida tus ojos, NO TE AUTOMEDIQUES.


147 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo