tonometry.jpg

Glaucoma

El glaucoma es una enfermedad ocular que se caracteriza por la pérdida de visión como consecuencia de un daño en el nervio óptico. Resulta muy difícil de detectar hasta que ya se encuentra en una fase avanzada, por lo que se le denomina "el ladrón silencioso de la vista". Los mecanismos causantes de esta enfermedad no son claramente conocidos, pero el factor de riesgo más importante es una elevación de la tensión o presión ocular, por lo que los tratamientos encaminados a reducir esta presión son muy eficaces para prevenir la pérdida de visión en sus fases iniciales.

 

 

Es importante tener en cuenta que los daños ocasionados por el glaucoma son irreversibles, por eso es muy importante la prevención.

 

Cómo sé si tengo glaucoma?

El gran riesgo de esta enfermedad es que no tiene síntomas asociados. Es la segunda causa, después de la diabetes, de ceguera en los países industrializados.

En la forma crónica, el verdadero problema, al ser una enfermedad asintomática, es decir, sin síntomas reconocibles radica en un DIAGNÓSTICO OPORTUNO, mediante un examen indoloro llamado tonometría, valoración del aspecto del nervio óptico y en determinados pacientes, de un estudio denominado campimetría visual según criterio del oftalmólogo. La pérdida progresiva de los campos visuales, de manera asintomática, causa en las fases finales de la enfermedad una visión "tubular".

En la forma aguda, el glaucoma se presenta con un dolor muy intenso, enrojecimiento ocular y disminución rápida de la visión. Constituye una urgencia oftalmológica, que se debe manejar en primera instancia con medicamentos para disminuir la presión intraocular de manera rápida, en preparación a una cirugía filtrante.

En general para el diagnóstico de esta enfermedad es necesario medir la presión intraocular, un examen de fondo de ojo y una campimetría visual confiable.

glaucoma1-300x257.jpg
vf+loss+glaucoma+2.jpg